Terapia Ocupacional y Enfermedad de Parkinson

 

Por Lic. Maria Julia Gonzalvez. Terapista Ocupacional. MN3918

El Parkinson es una enfermedad crónica y degenerativa del sistema nervioso que se caracteriza por falta de coordinación y rigidez muscular y temblores.

Las alteraciones a nivel motor que más repercuten en la vida diaria del paciente con enfermedad de Parkinson son el temblor, la rigidez muscular, la bradicinesia (enlentecimiento del movimiento), la acinesia (dificultad para iniciar el movimiento), la discinesia (movimientos involuntarios relacionados con la medicación), el trastorno del equilibrio y de la postura y la hipomimia (disminución de la expresividad de la cara).

Todas estas alteraciones, propias de la enfermedad de Parkinson, repercuten directamente en las habilidades funcionales provocando:

— Dificultad para realizar actividades con las dos manos.
— Dificultad para realizar movimientos repetitivos.
— Dificultad en la comunicación escrita a mano.
— Dificultad en la realización de actividades que precisen coordinación motora gruesa.
— Dificultad en la realización de actividades que precisen coordinación motora fina y destreza.
— Dificultad en las prensiones y agarres.

El objetivo de la Terapia Ocupacional es mantener al máximo la independencia del paciente en la realización de las actividades de la vida diaria, es decir, que sea capaz de valerse por sí mismo, de ser productivo y de disfrutar del ocio.

Por ello, el Terapista Ocupacional, en relación al área motora, trabajara para mantener la máxima independencia en las actividades funcionales, a fin de prevenir limitaciones articulares debidas a la rigidez o el temblor, esto llevara a
mantener el movimiento articular, previniendo al mismo tiempo contracturas musculares, se favorecerá la realización de movimientos amplios y rítmicos, y se evitaran los movimientos en bloque.

Por otro lado, cuando el paciente empiece a tener limitaciones que le dificultan el poder realizar algunas actividades de la vida diaria, hay que saber que a veces
sólo es necesario cambiar la forma de hacer la actividad o adaptar algún objeto de uso cotidiano, y también que en el mercado existe una gran variedad de productos diseñados para ayudar y facilitar su realización, son las llamadas “Ayudas Técnicas”.

El Terapista Ocupacional siempre intentara mantener y potenciar las capacidades que el paciente aún conserva, incluyendo las habilidades cognitivas.

Posicionándolo en el hacer activo, tomando como punto de partida sus propios intereses, deseos y necesidades.

Por Lic. Maria Julia Gonzalvez.

Por Lic. Maria Julia Gonzalvez.

Lic. Gonzalvez Maria Julia Terapista Ocupacional. MN3918

Share This