Entrar en comunicación.
En memoria de Rodrigo.

Por Lic. Sandra Carmuega. Fonoaudiologa.

Si me pregunto que es para mí la comunicación, diría que si puedo formar un puente de conexión con el otro, voy por un buen camino. Muchas veces vamos buscando símbolos en común para lograr códigos con el mismo significante y significado.

Cuando me encuentro con seres donde su patología o apariencia de enfermedad (así la llamo yo) es tan severo, comienza un camino de búsqueda para que haya nexos, comunión, acercamiento y transitar la mejoría en todos los aspectos: emocionales, sensoriales, motivacionales, atencionales y cognitivos. Uno se puede arrimar y entrar a su mundo, respetando sus hermosas capacidades.

Cuando comencé el tratamiento con Rodrigo, apenas tenía emisión fónica debido al compromiso neuromuscular, fue un
hermoso desafío, porque su mirada me decía que no había mucho para hacer, pero por favor ayúdame. Y así comenzamos a buscar la manera de que siguiera con ese patrón de comunicación y también avanzar a uno nuevo.

Las sesiones fueron un encuentro de trasmitir colores, olores, música, dramatizaciones, sensaciones, cualquier instrumento que nos remontara a su ser para que después quiera compartirlo.

Algunos creen que debemos exigir que corrija su lenguaje para poder introducirlo a nuestro mundo, y esperamos que ellos hagan todo el esfuerzo para que nos sea más fácil. ¿Cuántas veces les pedimos perdón por no entenderlos? ¿Cuántas veces preferimos que su mamá, hermano etc. nos traduzca lo que ellos quieren trasmitir? ¿Por qué los obligamos a que entren en nuestro mundo y le exigimos la pertenencia y la inclusión? Ellos nos vienen a mostrar otras formas, a romper estereotipos, a desmembrarnos, a mirar distinto.

No tengo dudas de que me venís a visitar muchas veces, tu sonrisa se aparece y me trae lo más lindo que compartimos, si cae alguna lagrima es por confusión.

Hay una estrella nueva en el cielo y tiene tu nombre.

Por Lic. Sandra Carmuega

Por Lic. Sandra Carmuega

Fonoaudiologa

Share This